La campaña “Sueños en Bambú” se reactiva en CAEMBA

La campaña “Sueños en Bambú” ha estado vigente desde que el proyecto Casitas Emergentes de Bambú (CAEMBA) empezó a trabajar en Esmeraldas y Manabí luego del terremoto de abril de 2016. El objetivo, una vez superada la fase de confinamiento por la pandemia del Covid-19, es reactivar esta campaña. Ha estado enfocada principalmente a que las promociones del Colegio Americano de Quito recauden fondos. 

“Sueños en Bambú” prevé levantar fondos para seguir construyendo casas de bambú y contribuir a erradicar la vivienda precaria en Ecuador. A través de campañas de recolección de montos de USD 20, USD 30 o USD 50 por persona, se llega a recolectar lo necesario para los dos tipos de casas que actualmente construye CAEMBA. La primera es la casa base, de USD 3.200 (sin baño propio) y la segunda incluye baño y tiene un valor de USD 4.100.

El Colegio Americano de Quito, actor fundamental

CAEMBA agradece a todas las promociones de exalumnos del Colegio Americano de Quito que han aportado a la campaña «Sueños en Bambú»:

1958, 1962, 1963, 1965, 1966, 1968, 1971, 1973, 1974, 1975, 1976, 1977, 1980, 1981, 1982, 1983, 1984, 1985, 1986, 1987, 1988, 1989, 1990, 1991, 1992, 1993, 1995, 1996, 1997, 1998, 2000, 2001, 2003, 2004 y 2005.

También agradecemos el apoyo permanente del consejo estudiantil y los grupos CAS. Asimismo, al actual sexto grado (promoción 2025).

Historia de CAEMBA

CAEMBA nació a raíz del terremoto de abril de 2016 en Ecuador, que afectó principalmente a Manabí y Esmeraldas. Miles de familias rurales y urbanas se quedaron sin hogar debido al impacto de este desastre natural. Muchas personas se vieron obligadas a buscar refugio de la lluvia, el clima frío de la noche, los insectos y otras amenazas.

La respuesta de la Fundación Raíz y su proyecto CAEMBA fue inmediata. Se fabricaron estructuras de bambú prefabricadas con techos ligeros y económicos, que reflejen el calor del sol. Así nació el concepto del proyecto CAEMBA -Casitas Emergentes de Bambú-.

Después, el objetivo se expandió hacia la erradicación de la vivienda precaria en Ecuador. Por ello, hasta la fecha hemos impactado positivamente en 5.730 personas.

Scroll to Top